Hace unos días tuve el placer de tener un encuentro con el Sr. Didac en RanAi Dojo. Lugar dónde se practican las artes marciales japonesas, su cultura y sus disciplinas afines.

Mantuvimos una pequeña conversación pero muy interesante dónde pude presentarle mi libro y constatar que coincidimos en nuestra forma de entender las artes marciales como karatecas.

Quiero agradecer sinceramente al Sr. Didac y los compañeros de RanAi Dojo  por la magnífica reseña que ha hecho del libro “Per a qui cerca, el karate-do és un camí”, Manual d’Iniciació al Shotokan. Por su disposición amable y su mente abierta, por su rápida lectura, por poner de relieve y en valor los aspectos clave del libro. Por facilitar la divulgación del Karate-do y por hacerlo con las palabras acertadas.

Una de las cosas más bonitas del karate es la posibilidad de conocer lugares auténticos y grandes personas, de causualidad.

Con afecto,

Josep Casellas